(01)286-5364 / (01)6377654
+

Al final del día, todos somos humanos

Tenemos que entender que la vida se siente de una manera distinta para cada persona y creo que muchas veces nos olvidamos de eso, de que al final del día todos somos humanos, sin importar la imagen que tengamos de ellos en nuestros ojos, en nuestra alma o en nuestro corazón.

No se trata solo de perspectiva, se trata de entender que todos hemos caminado distintos caminos, todos tenemos una historia que nos ha herido, roto o hecho sentir mucho dolor, inclusive hasta el día de hoy. Así que cuando mires a la persona que tienes al frente, sin importar que tan grosero o cruel sea, recuerda que tal vez en algún momento de su vida han estado donde tú estás ahora.

Puede ser que aún sigan sufriendo, que aún estén anhelando sentir su lado humano y encontrar el lugar donde su dolor reside. Esto no se trata de ser un salvador, es realizar que pueden no tener amor, cuidado y esperanza, así que no te enfoques en lo que te muestran, enfócate en ver de dónde viene y en los aspectos de su vida en los que se han rendido; muchas veces buscan a alguien que les muestre que no son causas perdidas.

Sé la persona que entiende, no los dejes ser la razón por la que eliges hacerle daño a alguien más.

María José Bellido