¿Le tuve miedo al fracaso?

Fui profesora durante 25 años y tenía mi vida bajo control: mi casa, mis hijos, mi trabajo, pero no era estable económicamente, tenía muchas deudas. Estas me hicieron buscar otra forma de generar ingresos y en medio de esta búsqueda me presentaron la opción de emprender en las redes de mercadeo; la reacción fue inmediata: negación y rechazo, por el miedo a fracasar.

Tuve miedo de fracasar; enfrentar cosas desconocidas me producían pánico. Esto significaba tener que salir de mi mundo, de mi rutina y de mi tranquilidad, es decir, de mi zona de confort. Eran demasiados motivos que me hacían dudar antes de tomar la decisión de emprender, pero entendí que no todo tenía que ser perfecto y que algo debía hacer si quería mejorar mi calidad de vida.

Todos tenemos miedos, es normal y común tenerlos, pero lo que no es normal es dejar que estos miedos nos paralicen y nos quiten la oportunidad de hacer grandes cosas. Tal vez pensé demasiado en todo lo malo que podía pasar si no me iba bien: ¿qué va a pasar si no soy capaz de lograr mi objetivo? ¿Y si la gente me rechaza? ¿Si esto no es para mí? Pero después transformé estas dudas en algo positivo: ¿y qué pasa si me va bien?

Mi objetivo era muy grande: necesitaba hacer cambios para tener tranquilidad y darles una mejor calidad de vida a mis hijos. Decidí que mis miedos tenían que ser mis aliados y me atreví. Estuve alerta al principio, pero las ganas que tenía de retarme y buscar un nuevo camino hizo que empiece a confiar en mí.

No sabía cómo hacerlo, pero lo hice y aprendí. Me equivoqué muchas veces, pero no pasó nada, el mundo no se acabó. Sigo equivocándome y sigo aprendiendo; estoy en un proceso de crecimiento y los errores son parte de él. Estoy segura que el éxito me espera después de varios intentos de ensayo y error, porque a veces es necesario fallar. Y si fracaso… ¿Qué es lo mejor qué me podría pasar?

Yuri Makiya

Oro Estrella

Lo que se tiene que saber antes de hacer redes

Quizá te has sentido como un objeto flotando en el agua que se deja llevar por la corriente sin tener un rumbo, una dirección. Muchas veces la rutina te lleva a eso y pierdes de vista tus objetivos, y ves tus sueños cada vez más lejanos e inalcanzables. Es necesario detenernos un momento para ordenar nuestra mente, tener en claro lo queremos y estar dispuestos a hacer cambios.

Hoy en día, y ya desde hace muchos años, las redes de mercadeo se convirtieron en una muy buena opción para generar ingresos, lograr un equilibrio en nuestras vidas, pues son un excelente vehículo para lograr nuestros sueños y metas de una manera más rápida, y, también, para ayudar a que miles de personas puedan ser independientemente económicas.

Las redes de mercadeo me enseñaron a dejar de ser empleada y pasar a ser una emprendedora dueña de mi propio negocio. Como en cualquier otro trabajo, tuve que desarrollar nuevas habilidades, reemplazar hábitos, dejarme guiar y seguir el sistema de trabajo. Los ingredientes principales fueron, y siguen siendo, los siguientes: tener buena actitud, comprometerte contigo mismo, ser un estudiante activo y estar decidido a cumplir metas.

Yo trabajaba en un banco más de ocho horas diarias de lunes a sábado y estuve así por más de diez años, sin poder disfrutar de los primeros años de vida de mi hija; no tenía tiempo para nada, ni para mí. Si algo positivo puedo rescatar de esa época, es que gracias a esto tomé la iniciativa de dedicarme a las redes; ahora ya no me intimidan las ventas, ni le tengo miedo a hablar en público.

Si una persona tímida y con poca preparación en habilidades comerciales, como yo, pudo consolidar una organización a nivel nacional e internacional, considero que cualquiera puede hacerlo. Para hacer esto posible, es cuestión de estar decidido a hacer el cambio, ponerle mucha pasión y actitud, y ser extremadamente disciplinado.

Tatiana Rodríguez

Empresaria Platino Estrella

El poder del apalancamiento

Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo” – Arquímedes (287 – 212 a. C.)

Frase célebre de uno de los más importantes genios matemáticos del mundo antiguo. Además, es el inventor de la palanca; de ahí proviene el término “apalancamiento”, muy utilizado hoy en día en finanzas, negocios y emprendimientos, como también en las redes de mercadeo.

Este poderoso concepto sigue estando vigente después de más de 2,000 años y es el mismo concepto de apalancamiento que las personas más ricas del mundo utilizan para poder hacer más y lograr más con menos esfuerzo. ¡Podemos asegurar que el apalancamiento correcto nos brinda la capacidad de convertir lo imposible en posible!

Apalancarse es utilizar todos los recursos, todas las posibilidades y toda la información que tienes alrededor, y sacarles provecho. Hazte la siguiente pregunta: ¿cómo puedo aprovechar la experiencia, los conocimientos, el tiempo, dinero, trabajo y esfuerzo de otras personas?

Con enfoque y determinación puedes llegar a ser libre económicamente y nunca más tener problemas monetarios. En las redes de mercadeo esto se puede dar a partir del segundo año de trabajo, en vez de trabajar para otros durante 40 años y vivir con las justas. El MLM permite apalancarte del trabajo y esfuerzo de otras personas para ayudarlas, ya que tienen un sueño, pero trabajan más de diez horas al día frente a una computadora para lograrlo.

La pregunta sería: ¿cómo? Hagamos los cálculos:

Un empleado promedio trabaja 10 horas al día; si multiplicamos esas horas por 5 días y luego por 4 semanas, daría como resultado: 200 horas al mes; este número lo multiplicamos por 12 meses y nos da como resultado: 2,400 horas de trabajo al año. Un empleado, en promedio, trabaja 40 años de su vida, lo que significa que trabajó 96,000 horas, o más, en toda su vida.

Con el poder del apalancamiento sería así:

Si en tu equipo hay 100 personas trabajando 2 horas diarias (para ellas mismas y por sus sueños), serían 200 horas trabajadas al día, por 5 días a la semana serían 1,000 horas de trabajo por semana. Esto quiere decir que, en un mes, ese equipo generaría 4,000 horas de actividad y al año 48,000. Si en un año obtienes este resultado, ¿cuántos años necesitarías para obtener los resultados que, como empleado, te tomaría 96,000 horas o 40 años de trabajo? La respuesta es: solamente 2 años, y ganando el dinero que habrías recibido en esos 40 años.

¿Qué harías el resto de tu vida si nunca más tuvieras que preocuparte por el tiempo y dinero?

¡Este es el poder del apalancamiento!

Omar Herbozo

Diamante Estrella

Todo puede cambiar de un segundo a otro

Hace algunos años vivía inmensamente feliz con mi familia, desde mi punto de vista, era perfecta. En esa época tenía un trabajo tradicional, era ganadero, a eso me dedicaba todos los días de mi vida, era muy normal para mí levantarme en las mañanas y, como cualquier persona, empezar a trabajar.

Una mañana como cualquiera otra, fui a trabajar, todo estaba muy tranquilo como de costumbre, hasta que recibí una llamada, solo puedo recordar haber escuchado lo siguiente: “tus padres se encuentran al filo de la muerte”. No entendía que estaba sucediendo, en menos de un segundo sentí como la vida se me iba. Fui inmediatamente a buscar a mis papás, pero cuando llegué ellos ya habían dejado de existir.

Hasta el día de hoy no puedo explicar lo que viví ese día, estaba absolutamente molesto con Dios y no dejaba de repetirme que él había sido muy injusto conmigo; realmente creía que ya nada tenía sentido y que todo estaba perdido, estaba muerto en vida. Eso no fue todo, a los pocos años perdí a mi único hermano. La vida me ha golpeado, pero aquí estoy, agradecido y preparado para lo que venga.

Después de todo esto fue muy difícil aceptar lo que me había pasado, me costó mucho darme cuenta que estas lecciones y enseñanzas significan un nuevo comienzo. Estos sucesos me enseñaron que no todo es fácil ni color de rosa, la vida te golpea muchas veces pero también te premia con momentos inolvidables.

Desde ese día entendí la importancia de que los papás críen a sus hijos enseñándoles a ser fuertes e independientes, porque por más que un padre siempre va a velar por sus hijos, es fundamental prepararlos para todo y hasta ponerlos en el peor escenario, como este.

Mauro Arotinco Rojas

Diamante Millonario

Películas y libros que ayudarán a tu negocio

Los profesionales en redes de mercadeo (o los que quieren serlo) necesitan trabajar en dos pilares fundamentales para tener éxito: la técnica y el desarrollo personal.

Lamentablemente, en ese camino, no siempre tenemos la guía adecuada o a nuestro patrocinador cerca. Por eso quiero recomendarte algunos libros y películas que no sólo nos han dado la inspiración, sino que también hemos podido extraer ideas de estos que nos inspiran y motivan, así como lecciones que nos han ayudado a construir un equipo de más de 60.000 personas en los últimos 4 años.

Cinco películas que recomiendo:

  1. En busca de la felicidad:

Chris Gardner (Will Smith) es un padre de familia con muchos problemas económicos que lucha por sobrevivir, ¿te suena familiar? A pesar de sus valientes intentos para mantener a su familia a flote, su esposa, y madre de su hijo, decide abandonarlo llevándolo a tocar fondo, incluso llegando a dormir en un baño con su hijo en una estación pública.

En su peor momento aparece una oportunidad y, aunque al comienzo no ganaba ni un dólar, sus ganas de persistir lo llevan a triunfar y a adquirir las habilidades necesarias para ganar en el mundo de los negocios.

Si ves la película y prestas atención a la escena en la que está en su etapa de entrenamiento, el protagonista de esta película te dará una de las claves más importantes a la hora de hacer contactos y entender la importancia de seguir prospectando. Sin duda alguna, una de mis películas favoritas.

  • Hasta el último hombre:

Película basada en la Segunda Guerra Mundial. Nos muestra a un hombre fiel a sus creencias, incluso yendo a la guerra para apoyar sin portar una sola arma. A pesar de ser ridiculizado, él decidió mantenerse firme y salvar a cuánto soldado se le pusiera en el camino. Una de mis frases favoritas de la película es: “un hombre más”.

  • Hambre de poder:

Película basada en la historia de Ray Croc, quién fue uno de los encargados de transformar a McDonald’s en una de las franquicias más grandes a nivel mundial.

De esta película podemos sacar muchas lecciones de persistencia y negocios. Además, deja enseñanzas sobre la importancia de tener un sistema duplicable y como encontrar al tipo de personas adecuadas para tu negocio. No siempre son las personas que tienen más dinero, sino las que tienen más hambre por crecer.

  • El lobo de Wall Street:

Sin duda alguna, esta película nos muestra ambos lados del poder. Es nuestra responsabilidad darnos cuenta que debemos rescatar lo bueno y entender que si sembramos mal, tarde o temprano cosecharemos mal. 

El protagonista empieza desde cero y alcanza el éxito económico a lo largo de la película. Esta te deja enseñanzas sobre la importancia de saber vender y enseñarle a tu equipo una manera sencilla de poder replicar el éxito que la persona está teniendo, así como preocuparte por las circunstancias que rodean a tu equipo, no todo es números.

  • Red social:

Esta película nos muestra la historia de Mark Zuckerberg, joven emprendedor sin dinero, que a pesar de haber tenido fracasos decide continuar. Hoy en día, todos conocemos el caso de éxito de Facebook, el que se basa en el poder de conectar personas, donde la escénica de todos nosotros es ser social, muy similar a lo que hacemos los profesionales en redes de mercadeo. Recuerda, la gente no entra a Facebook a comprar, entra a sociabilizar.

Cinco libros que recomiendo:

  1. La magia de pensar en grande:

Este fue el libro que me hizo comprender que, lamentablemente, la mayoría de las personas hemos sido programados para pensar en pequeño. No hay grandeza en pensamientos pequeños, la magia empieza a suceder cuando empezamos a pensar en grande. Lee este libro si quieres ir al siguiente nivel en tu negocio. 

  • Cómo ganar amigos e influir en las personas:

Más que un negocio de productos o servicios, tenemos que entender que estamos en un negocio de personas (me costó entender este concepto), cuando entendemos esto, queda claro que es clave entender a tus potenciales consumidores y socios, y cómo llegar a influenciar en ellos.

  • Gopro:

Sin duda alguna, un libro básico que nos enseña la importancia de desarrollar siete habilidades esenciales para triunfar en redes de mercadeo. Este libro te da la guía que toda persona nueva en este rubro necesita.

  • El negocio del siglo 21:

Este libro es de mis favoritos, le da mucha validez al modelo de negocio, ya que el protagonista es un empresario muy reconocido a nivel mundial que no hace, directamente, ningún negocio de redes de mercadeo, pero las recomienda por los valores que te da y las habilidades que desarrollan las personas que las realizan. Mismas habilidades que se requieren para triunfar en cualquier modelo de negocio grande. En esta película hacen una aclaración: “Este es un modelo de negocio para personas que les gusta ayudar a más personas”, si este no es tu caso, quizás este no sea el modelo de negocio para ti.

  • Su primer año en el Network marketing:

Este fue el primer libro que leí cuando empecé en redes de mercadeo. A pesar de que es un libro de la época de los 80’s, te muestra, a precisión, los obstáculos que una persona tiene que afrontar dentro de esta carrera, y cómo puedes sortearlos y triunfar en este modelo de negocio.

Al escribir este artículo se me vinieron a la cabeza más películas y libros, pero creo que estos son los esenciales para iniciar tu carrera en redes de mercadeo.

Si ya viste estas películas y/o leíste estos libros, te recomiendo que los vuelvas a ver si aún no tienes los resultados que estás buscando. No sólo seamos espectadores o lectores, sino verdaderos estudiantes del éxito y de esta hermosa profesión.

Roberto Guevara

Diamante Corona

Pensamientos que te acerquen al éxito

Mucho se ha dicho sobre los pensamientos que te acercan al éxito y sobre cómo estos pueden cambiar radicalmente tu vida, pero ¿qué tanto entendemos del poder de estos?

Por lo general, creemos que tenemos que tener mucha suerte para ser felices o para conseguir lo que deseamos, pero la verdad es que todo empieza teniendo pensamientos positivos enfocados en alcanzar el éxito. No podemos dejarle nada a la suerte, hay que aprender a desarrollar la mentalidad positiva a favor de nuestras vidas.

Si deseamos conseguir el tan ansiado éxito, debemos empezar por saber que nosotros somos los arquitectos de nuestro día a día; así de simple, tú mismo construyes o destruyes tu propio camino. Por esto, es necesario tomar consciencia y saber que debemos cuidar todo aquello que creamos.

Cuando entendemos cómo funciona nuestro cerebro empezamos a darnos cuenta que estamos programados desde muy pequeños a creer en cosas limitantes. Sabiendo que contamos con 60.000 pensamientos diarios, básicamente negativos, repetitivos y del pasado, aun así, no nos damos cuenta que creamos una realidad basada en este tipo de programación, por lo que es indispensable empezar a auto observarnos y reprogramar lo que estamos pensando, ya que estos pensamientos, sin imaginarnos, se materializan tarde o temprano y sin pedirnos permiso.

Quiero compartir unos tips que les permitirán alcanzar el éxito este 2020:

  1. Haz lo que debes y no lo que puedes, explota tu mejor versión.
  2. Trázate un objetivo atrevido que te impulse a esforzarte el doble para cumplirlo.
  3. Cumple los plazos que te establezcas para alcanzar cada meta.
  4. Siempre apunta alto, nunca te conformes con hacer el mínimo esfuerzo.
  5. Solo hay una persona que te llevará hacia el éxito y esa persona eres tú.
  6. No basta con ser soñador, debes convertir tu sueño en metas y éstas deben ser planificadas.
  7. Los pensamientos son imanes que atraen cosas de su misma naturaleza: si piensas en enfermedad y pobreza, atraerás esto.
  8. Mira la vida con optimismo, fe y esperanza.
  9. Tenemos una mina de oro dentro de nosotros, solo se trata de trabajar en ella.
  10. Somos lo que pensamos, cambiando tus pensamientos, cambiará tu vida.

Jenny Lainez Lozada

Diamante Estrella

¿Las redes de mercadeo son para todo el mundo?

Las redes de mercadeo sí son para todo el mundo, pero no todo el mundo es para las redes de mercadeo, ¿suena raro no? Te doy una cifra según la DSA (Direct Selling Association): ya son 178 billones de dólares en ventas directas en el mundo de redes de mercadeo.

Para hacer redes de verdad tienes que ser una persona que le guste estar fuera de su zona de confort. Todos hacemos redes solo que no nos damos cuenta, por ejemplo, siempre recomendamos un shampoo, una marca de ropa o una crema, la pregunta es: ¿por qué no hacerlo con uno que te dé ganancias? Es importante tener en cuenta que el 85% de las decisiones son basadas en la recomendación.

Es simple, lo que debes hacer es reconocer que antes solo tenías dos alternativas: trabajar para alguien o emprender un negocio tradicional. Ambos requieren de tiempo y esfuerzo al igual que las redes, solo que en redes hay un sistema, no hay que preocuparse por la logística ni por la parte administrativa, solo hay que hacer que el sistema trabaje para uno y así poder expandirse a nivel mundial. Está bien generar un ingreso tradicional, pero también está bien generar un ingreso extra con redes de mercadeo.

Entonces, ya todos saben que existen las redes de mercadeo, pero no todos saben que es una forma distinta de hacer negocios y que es más rentable.

Tienes que creer en ti mismo y atreverte a emprender. Decídete a ser tu propio jefe y las redes serán para ti. Es cuestión de que te animes a salir de la comodidad a la que posiblemente estés acostumbrado.  

¡Atrévete!

Sandra Gianello

Diamante Estrella

Todo es posible en la vida

He tenido que pasar por muchas pruebas a lo largo de mi vida. Tuve una niñez muy difícil, con muchas responsabilidades, recuerdo que una de las cosas más duras de mi infancia era tener que caminar dos horas todos los días para ir a la escuela, por esta razón, entré al colegio a los siete años, ya que era muy peligroso tener que ir tan pequeña al colegio.

Viajé a Lima para estudiar en San Marcos porque estaba becada, pero al no tener apoyo económico no podía estudiar y al no conocer la ciudad no podía encontrar un trabajo. A pesar de estos inconvenientes nunca me resigné. Yo quería estudiar y la única posibilidad que tenía en ese momento era viajar a cañete, ahí estudié en un instituto tecnológico público, pero tenía que trabajar en las mañanas para poder estudiar en las tardes.

Dos años después salí embarazada, así que tuve que dejar mis estudios para dedicarme a cuidar a mi hija. Un año después tuve otro hijo. Conviví diez años con el padre de mis hijos, pero nos separamos por circunstancias de la vida y me quedé sola, eso para mí fue algo muy fuerte, definitivamente marcó mi vida.

He sufrido mucho. Varias veces tuve que replantear mi vida, pero lo que siempre me ayudó fue la fe en Dios, gracias a esto logré sacar fuerzas para poder salir adelante. Mi objetivo era buscar oportunidades, conseguía diferentes trabajos porque no podía estar sin trabajar, pero ya me había cansado de ser una empleada, quería empezar a emprender. Esto me llevó a alquilar un puesto en el mercado, aun así, lo que ganaba no era suficiente para mantener mi familia. Debido a esto, trabajé por las noches en un restaurante; este trabajo me trajo muchas enfermedades provocadas por el estrés y la mala alimentación.

Poco a poco todo se fue alineando y tanto esfuerzo tuvo su recompensa. Esto no ha sido fácil, tuve que hacer muchos cambios en mi vida por más que me costó mucho trabajo, pero sobre todo, me dejé enseñar. Por eso, hay una frase que  siempre me acompaña: “Si no cambias lo que estás haciendo hoy, todas tus mañanas serán como ayer”.

Virgilia Gutiérrez Reynoso

Diamante Estrella

Diez consejos para llegar a ser Diamante

1.- El diamante no deja lugar a la duda.

El Diamante no comienza con 250 mil puntos, sino cuando tú crees y sientes que vas a ser Diamante.

2.- Sigue un sistema de trabajo sencillo y duplicable.

La clave en redes de mercadeo es tener a un grupo grande de gente haciendo acciones sencillas por un periodo de tiempo consistente. No se trata de que tú seas el eje del sistema, se trata de que te apalanques del sistema.

3.- Desarrolla o encuentra un por qué.

Tienes que entender que el camino no necesariamente va a ser fácil, vas a encontrar retos y rechazos. Tener un por qué y recordártelo todos los días te va ayudar a mantenerte enfocado en cumplir tus metas.  

4.- Edúcate constantemente.

El sistema educativo es básico para el desarrollo de tus habilidades y para ayudarte a tener una mentalidad correcta en tu camino hacia el Diamante. Te recomendamos que pongas en práctica lo siguiente: lee libros de desarrollo personal, escucha audios, asiste a las capacitaciones de tu equipo y a todos los eventos de tu compañía, sobre todo a Teomorfosis.

5.- Sé proactivo.

No esperes a que la persona que te patrocinó o alguien más te resuelva los problemas, sal a la cancha y haz que las cosas pasen.

6.- Promueve y consume los productos dentro y fuera de tu organización.

Crea tu historia de éxito con el uso de los productos, promueve un estilo de vida saludable y genera un cambio positivo en la vida de otras personas. No tengas miedo de compartir tus productos con los demás. Entregar muestras y hacer seguimiento ha sido una de las claves para construir nuestro Diamante Corona.

7.- Toma tu negocio como un trabajo.

Establece un horario y cúmplelo. No importa si haces este negocio medio tiempo o tiempo completo, la disciplina y la constancia son fundamentales, más allá de los resultados.

8.- Actúa como un consultor, no como un vendedor.

Esto no se trata simplemente de entregar información, se trata de aprender a hacer preguntas adecuadas para encontrar a la gente que quiere lo que nosotros tenemos.

9.- Organiza y promueve eventos.

Una de las claves para crear grandes organizaciones es crear o participar de evento semanales. Algunas veces vas a necesitar del evento y otras veces el evento va a necesitar de ti.

10.- Vístete para el éxito.

Recuerda que no hay una segunda oportunidad para una primera buena impresión. Un prospecto decide hacer o no hacer negocios contigo desde que te ve. Mírate al espejo todos los días, sonríe y hazte la siguiente pregunta: ¿esta es la persona con la que me gustaría hacer negocios?

Cynthia Fernández

Diamante Corona

A una decisión de distancia

En diez años de matrimonio, mi esposo y yo siempre anhelamos tener un hijo. Este año, después de muchos intentos, por fin quedé embarazada. No lo podíamos creer, la ilusión y alegría no cabía en nuestros cuerpos. Me cuidé muchísimo y seguí todas las indicaciones que me había dado el doctor para cuidar a mi bebé, tomé reposo y los movimientos que hacía eran los mínimos indispensables. Fueron pasando las semanas y yo creía que todo estaba bien, pero de pronto un día empecé a sangrar y me llevaron de emergencia a la clínica; había perdido al bebé. El dolor que sentí nunca antes lo había sentido, era una pena enorme.

Cuando salí de la clínica, mi esposo y yo fuimos a la terraza de mi casa, nos abrazamos, lloramos y escribimos cada uno en un papel lo que sentíamos en ese momento, los amarramos a unos globos de helio y después de rezar muchísimo decidimos soltarlos y mientras se alejaban de nosotros, sentíamos como esa pena y esa tristeza se iba con ellos. Hicimos eso porque fue una manera de aceptar lo que nos estaba pasando.

Sabemos perfectamente que Dios tiene un plan perfecto para nosotros, aunque a veces no lo entendamos. Por eso, seguimos hacia adelante con alegría y agradecimiento, porque siempre hay un mañana, una esperanza y una oportunidad.

Entendimos que el dolor es parte de la vida, pero que sufrir es opcional. También, que tenemos todo para ser felices, porque la felicidad y el deseo de salir adelante están a tan solo una decisión de distancia.

Leidy Torres

Platino Estrella